Desde el inicio del confinamiento hemos asistido a un recrudecimiento de las violencias basadas en género. A la crisis sanitaria y económica se suma la crisis social que está afectando de manera desproporcionada a las mujeres, dejando a muchas sin recursos para su sobre vivencia y en mayor dependencia de otros que en muchos casos son sus propios maltratadores. Este escalamiento de la violencia tiene sus causas en relaciones históricas de poder patriarcal que hoy con la conjugación de estas crisis se hace más severa.

Teniendo en cuenta lo anterior, algunas instituciones del Estado han diseñado rutas de acción que permitan prevenir y actuar frente a estos hechos de violencia. Si conoces a alguna mujer, niña o adolescente que este sufriendo violencia o si tú misma estas sufriendo de estas violencias comunícate a estos números para recibir ayuda.