El cambio será con las mujeres y con la comunidad LGBTIA+ o no será

 

Autora: Diana Carolina Beltrán Matta

En Colombia, la paridad ha sido una de las deudas más grandes que ha tenido el Estado con las mujeres. Esto no solo se presenta en cargos públicos, lo encontramos en todas las esferas de la sociedad: el poder ha estado en manos de los hombres. Y sin contar, que en la mayoría de los casos, la exclusión no es solo por género, también es étnica. Por eso la promesa de Gustavo Petro con respecto a un gabinete paritario, incluyente y que responda a todas las deudas sociales e históricas que ha tenido Colombia con las comunidades más vulnerables; es una cuestión fundamental para el país. Para ello, el nombramiento de ministras y ministros para este nuevo gobierno ha representado un hito político y social en Colombia, en especial porque apunta a un verdadero 50/50 en la distribución por género.

El cambio será con las mujeres y con la comunidad LGBTIA+ o no será

Pero ¿por qué esto es importante? Fácil, porque la política  genera un sentido de esperanza. Además, es necesario que cada uno de los distintos ejes que conforman el Estado tengan una perspectiva paritaria e incluyente; pues no es suficiente nombrar a alguien por el hecho de ser mujer, sino porque esta persona se inscribe en una agenda de género o en otro caso, es feminista.

Ahora bien, ¿quiénes conforman este nuevo gabinete ministerial? A la fecha, la Rama Ejecutiva conformada por los ministerios, la presidencia y la vicepresidencia cumplió la Ley 581 de 2000 que dictamina el 30% de la participación política y activa de las mujeres en altos cargos públicos; no obstante, como afirma María Ángela Robledo, ‘no es suficiente con nombrar mujeres’. Por esta razón, el OEM se ha puesto a la tarea de investigar los perfiles de estas mujeres, con el fin de analizar su representatividad en temas de género.

Por ello, se destacan los perfiles de la ministra de Cultura, Patricia Ariza; la ministra de Trabajo,

Gloria Inés Ramírez; y la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, quienes han trabajado activamente en sus disciplinas y saberes desde una perspectiva de género, comprendiendo la importancia de la legitimación de tal perspectiva en distintas esferas. No obstante, no todas las ministras del gabinete de Petro comparten una mirada feminista, lo cual demuestra que no es suficiente con ser mujer para promover los derechos y la equidad de género.

Con todo esto, la esperanza está viva con la promesa del ministerio de la Igualdad y la Mujer, liderado por la Francia Márquez. Este gran avance para las mujeres y la comunidad LGBTQIA+ nos recuerda que la lucha es un acto político, las voces y las lágrimas de las personas que murieron defendiendo lo que representan y sus derechos, nos mantiene aún con vida y confiando en que el cambio será con las mujeres y con la comunidad LGBTIA+ o no será[1].


[1] La frase original es «el cambio será feminista o no será», escrito por Rosa Martínez, 2016.