La quinta celebración del Ranking Par:

Así va la equidad de género en los sectores empresariales de Colombia y Valle del Cauca

 

La ONG internacional Aequales celebró este pasado jueves 29 de agosto la quinta versión de su medición sobre equidad de género en las empresas colombianas. Este año, Cali tuvo la oportunidad de ser la ciudad promotora del evento.

 

El día jueves 29 de agosto de este año, la ONG Aequales ‒organización enfocada en promover la equidad de género en el ámbito laboral‒  llevó a cabo el evento de premiación Ranking Par. El Ranking Par es una de las líneas de trabajo de Aequales, la cual consiste en la medición de los avances en equidad de género, particularmente en materia laboral y derechos laborales. El evento de premiación consiste, de este modo, en reconocer la labor de las empresas en lo relacionado a la defensa y la promoción de la equidad de género. La celebración de esta quinta versión de la medición del Ranking Par, tuvo lugar, por primera vez, en la ciudad de Cali.

El Observatorio de Equidad para las Mujeres hizo la sistematización, el análisis y la presentación de los resultados de esta quinta encuesta implementada por la ONG. En la medición participaron 16 empresas vallecaucanas que corresponden al 6,2% del total de la muestra a nivel nacional, de las cuales cinco fueron premiadas por sobresalir en la implementación de políticas y de prácticas laborales que promueven la equidad de género. La empresa seleccionada con mejor prácticas organizacionales fue la empresa caleña dedicada a la asesoría comercial y gestión humana, Eficacia.

Sin embargo, más allá de los premios, hay algunas cifras de las que se hicieron mención en el evento y que, asimismo, el Observatorio considera pertinente publicar aquí. Entre las cifras que más llaman la atención y permite hacer un diagnóstico de cómo está el sector empresarial vallecaucano en lo referente a la equidad de género, está el hecho de que entre las empresas del Valle del Cauca que participaron en la encuesta, hay tan solo un 33% de participación femenina en los cargos y áreas directivas de las mismas. En un porcentaje similar (30%) se encuentra la cantidad de empresas vallecaucanas que poseen e implementan protocolos y políticas de equidad de género; mientras que la muestra nacional llega a 50% de las empresas.

En términos de trabajo de cuidado, aunque las empresas poseen protocolos y planes de trabajo de incorporación para las mujeres en los ambientes organizacionales corporativos, no tienen políticas que se dediquen a la distribución del trabajo de cuidado y a la formación de masculinidades responsables respecto a ese trabajo de cuidado. De esta información se desprenden dos puntos importantes: En primer lugar, hay muy pocas empresas que otorgan una licencia de paternidad extendida, 81,3% de las empresas no cuentan con días adicionales a los dictados por la ley y tan solo el 18,8% ofrecen entre 1 a 5 días adicionales. Por otro lado, ninguna de las empresas ofrece algún tipo de curso o taller que ponga en debate y cuestione las funciones del hombre en el trabajo de cuidado. Factor imprescindible si lo que se busca es igualar las cargas del trabajo no remunerado referente, en este caso en particular, a lo relacionado con el trabajo de cuidado y crianza que suele atribuírsele únicamente a la madre.

Pasando a otras problemáticas, el Observatorio presento las cifras relacionadas con el acoso sexual y la inclusión de sexualidades diversas en ámbitos laborales. Al respecto, muy pocas empresas tienen protocolos de seguimiento para el acoso sexual, ni para mujeres ni para sexualidades diversas.  Si se mide de acuerdo al tamaño de la empresa, el 33,3% de las empresas pequeñas (llegan hasta los 200 empleados) poseen un protocolo contra el acoso sexual; en cuanto a las empresas medianas (entre 201 y 1.000 empleados) todas poseen tal protocolo; y las grandes empresas (más de 1.000 empleados) el 62,5% poseen protocolos contra el acoso sexual.  En adición a ello, solo el 6,3% de las empresas encuestadas incluyen la opción otros o eliminan la opción género en sus formularios de solicitud de empleo y ninguna empresa ofrece charlas o talleres sobre sexualidades diversas y LGBTI.

Así, el evento resultó ser tanto un reconocimiento a las iniciativas empresariales por incluir e impulsar cada vez más fuerte en sus ambientes laborales la equidad de género, como también una muestra de los aún inmensos vacíos existentes y los retos a futuro que se deben proponer para continuar avanzando.