En medio de la crisis de la pandemia, las mujeres han sido las más afectadas laboralmente debido a que un alto porcentaje se dedica a la economía del cuidado, que no es una actividad remunerada, y que además amplía aún más las brechas entre los dos géneros.

La crisis del mercado laboral a causa de la covid-19 ha profundizado las brechas existentes entre géneros, demostrando que las mujeres son las más afectadas laboralmente.

Esta es una de las conclusiones del seminario web ‘La economía feminista y su importancia en tiempos de crisis‘, realizado el pasado jueves por la Universidad Javeriana de Cali.

En el foro se pudo evidenciar la difícil situación que afrontan las mujeres colombianas a nivel laboral a raíz de la crisis del coronavirus.

Según Paula Herrera, líder del proyecto Género y Economía, en los más de 90 días de la pandemia 5,2 millones se han visto afectadas laboralmente, lo que corresponde a un 56% de las mujeres ocupadas frente a un 45% de los hombres.

Además, de acuerdo con la experta, las actividades que se han reactivado tienen un alto porcentaje de cuota masculina y muy poco femenina. 

“Es el caso por ejemplo de la construcción, en la que casi el 100% son hombres; o la manufactura, sector en el que el porcentaje de participación femenina es del 45%, lo que quiere decir que no hay una proporción o equidad de género en la reactivación económica”, añadió Herrera.

Además, aseguró que la confección es una de las categorías del sector de manufactura en la que el papel de la mujer es predominante, pero esta se ha visto afectada debido a que considera que los colombianos no están pensando en comprar ropa y esto impacta a las mujeres inevitablemente. 

El desconocimiento de la economía del cuidado

Además de la brecha laboral, las panelistas del evento virtual coincidieron en que la economía del cuidado o del hogar es una actividad en la que las mujeres tienen una mayor participación, pero donde no hay una remuneración económica.

Las mujeres se hacen más responsables de las labores de la casa como la alimentación, la desinfección del mercado y los hijos, pero no tienen tiempos de ocio que les permitan un descanso, lo que afecta su salud emocional”, afirmó Natalia Escobar, coordinadora de medición del observatorio para la equidad de las mujeres de la Universidad Icesi y la Fundación WWB.

Además de conllevar una alta carga, las actividades del hogar no son remuneradas económicamente, lo que pone a la mujer en una situación de desventaja. 

“En ningún momento la economía del cuidado ha entrado en el sector productivo, no se le da un valor y al no entrar en esa cadena productiva la brecha de género seguirá creciendo”, dijo la exministra Cecilia López, actual presidenta del Centro Internacional de Pensamiento Social y Económico (CiSoe).

El desconocimiento de la economía del hogar como sector productivo tampoco permite una autonomía del género, concluyeron las expertas.

“Necesitamos una política pública que elimine ese paradigma y le dé peso a la economía del cuidado porque es algo que da bienestar e incluso financieramente produce lo mismo que la salud o que la educación“, aseguró López.

Además, la experta concluyó: “El reconocimiento no solo debe ser financiero sino también de la autonomía de la mujer en casa y de equilibrar cargas, ya sea haciendo uso de las tecnologías para las labores del hogar (robots que hacen limpieza o lavaplatos eléctricos), donde tanto el hombre como la mujer tengan la misma participación en las labores del hogar”.

 

Fuente: https://www.dinero.com/economia/articulo/desempleo-de-las-mujeres-es-mayor-durante-la-crisis-del-coronavirus/290127